BAMBÚ ANCESTRAL

“Un hombre puede acomodarse en una casa de bambú bajo un techo de bambú, en una silla de bambú a una mesa de bambú, con un sombrero de bambú en su cabeza y sandalias de bambú en sus pies. Él puede, al mismo tiempo, tener en una de las manos un tazón de bambú, en la otra mano palillos de bambú, y comer brotes de bambú. Cuando termine su comida, que se cocinó a fuego de bambú, la mesa se puede lavar con un tejido de bambú, y él puede sacudirse a sí mismo con un abanico de bambú, tomar una siesta en una cama de bambú, acostado sobre una estera de bambú, con su cabeza reposando sobre una almohada de bambú. Su hijo puede descansar en una cuna de bambú, jugando con un juguete de bambú. Al levantarse él fumaría una pipa de bambú y, con una pluma de bambú, escribiría en papel de bambú, o transportaría sus cosas en una cesta de bambú suspendida por una vara de bambú, con un paraguas de bambú sobre su cabeza. Él puede entonces hacer una caminata sobre un puente suspendido de bambú, beber agua de una concha de bambú, y rascarse con un rascador de bambú.

(GEIL, William Edgar, 1994, pg.268)

El bambú es un material ancestral que camina con la humanidad. Utilizado como materia prima base de diversos países asiáticos y algunos países de América Latina como Colombia y Costa Rica, su uso democrático está garantizado por la abundancia con que se encuentra en el medio ambiente y por poseer usos tan diversos y una renovación tan rápida. En muchos países, es conocido por nombres que remiten a la abundancia del material, como en la India, que se llama “madera de los pobres” o en China, que usa el término “amigo de las personas”.

“Históricamente el bambú ha acompañado al ser humano, proporcionando alimento, abrigo, herramientas, utensilios y una infinidad de otros artículos. Actualmente se estima que contribuye a la subsistencia de más de mil millones de personas. Igualmente importante, al lado de los usos tradicionales, ha sido el desarrollo de usos industriales del bambú. “

(Sastry, 1999)

Hoy se viene popularizando por el creciente estímulo a tecnologías constructivas renovables, buscando la disminución de la extracción de materiales con tiempo de renovación muy largo como es el caso de la madera, que muchas veces es hecha de forma ilegal y predatoria, provocando la destrucción de bosques nativos como la propia Selva Amazonia que en menos de 50 años tuvo casi el 20% de su cubierta forestal destruida.

 “Durante décadas, para atender a la demanda en las estructuras de madera para cubiertas, los principales centros de madera aserrada, ubicados en las Regiones Sur y Sudeste, proporcionaron el pino de paraná y la peroba-rosa, explotados en los bosques nativos de esas regiones. Con el agotamiento de esos bosques, el suministro de maderas nativas pasó a ser realizado, en parte, por países limítrofes, como el Paraguay, pero de forma más significativa, por la Región Amazónica “

(Ferreira, 2003)

El bambú es una gramínea que se desarrolla generalmente en clima tropical y tiene un crecimiento extremadamente rápido y cíclico. Algunas especies crecen hasta un metro al día hasta llegar a su fase adulta, lo que permite que se haga una cosecha anual sin que haya una modificación estructural en el bosque de bambú (ya sea abrumadora o entubada). En el presente trabajo se analizan los resultados obtenidos en el análisis de los resultados obtenidos en el análisis de los resultados obtenidos, instrumentos musicales, etc.

Por su modo constituyente, se comporta como una bomba de almacenamiento de agua cuyo funcionamiento es dado por sus vasos comunicantes. Absorbe importantes volúmenes de agua que se alojan tanto en su sistema rizomático como en su tallo. Así, contribuye con el enriquecimiento de los suelos, proporciona biodiversidad y la regulación de los recursos hídricos.

La elección de los bordes para corte debe respetar algunas reglas para que la maduración del material esté completa, garantizando que todas sus propiedades mecánicas funcionen bien. Hay diferentes tiempos de maduración para diferentes usos.

EL TRATAMIENTO

El bambú presenta problemas de durabilidad cuando no sometido a tratamiento por poseer cantidad significativa de almidón, atrayendo hongos e insectos que entorpecen la resistencia del material. El proceso de tratamiento invierte el “gusto” del bambú, reduciendo la cantidad de almidón que lo hace más interesante para los insectos.

Los procesos de tratamiento se subdividen en tradicionales y químicos, dependiendo de la disponibilidad local de recursos. Algunos métodos tradicionales posibles son de curación por maduración en la mata, inmersión en agua salada, acción del fuego o incluso por humo. Como punto positivo, son métodos extremadamente baratos o sin costo alguno, funcionando bien dentro de la lógica local en la que se inserta la oficina busca trabajar con esos procesos locales y naturales siempre que sea posible, en los casos donde esto no es posible el método utilizado es realizado por la mezcla de sales como ácido bórico con borax.

TRANSFORMACIÓN Y ADAPTABILIDAD

Se estima que en China (el país que más utiliza bambú en el mundo) existen más de 4 mil modos de uso del material. Esas formas son tan diversas que sería imposible datar todas ellas de una sola vez, por eso enfocar en el uso del bambú en la construcción civil, que aparece como elemento desde el aspecto estructural de la obra hasta los cierres, pisos y cubiertas. Es un material que se adapta a diferentes modos de transformación, pudiendo ser ripado, encuadrado o incluso utilizado en su forma tubular original.

Podemos ejemplificar algunas variaciones técnicas con imágenes de obras ya realizadas por la oficina, permitiendo la comprensión de cómo estos diferentes modos de transformación del material son importantes para la composición de una arquitectura predominantemente realizada en bambú.

RESTAURANTE HUMO

El restaurante Humo (concluido en 2017 en México) es casi todo constituido por el material. Pilares dobles de bambú roscado se conectan a la fundación de hormigón por esperas metálicas y sostienen la viga de bambú ripado comprimido por abrazaderas – nueva técnica que permite que la viga mantenga las características mecánicas del bambú (resistencia a la tracción, flexión y torsión, al mismo tiempo siendo flexible) – sirviendo como base para la cobertura estructurada por caibros de bambú cubiertos por forro (realizado por la técnica de esteras recubierto por teja de bambú).

CASA EN EL ÁRBOL

La Casa en el Árbol (concluida en 2015 en Colombia) es accedida por una rampa que está estructurada por arcos de bambú ripado y comprimido, estos anclados en la fundación de hormigón. Los bambú roscados dispuestos de modo axial al árbol también contribuyen con la estructuración de la rampa y de la edificación, que posee todos sus cerramientos en bambú, sean ellos en trama o paneles ripados.